Bosques y Cambio Climático

PORQUÉ NUESTRO TRABAJO ES IMPORTANTE:

En 2015, los líderes mundiales acordaron abordar el cambio climático y el calentamiento global por debajo del umbral crítico de 2 ° C para el año 2050, el objetivo requerido para limitar los peores efectos del cambio climático. Una acción importante hacia este objetivo consiste en la protección de nuestros bosques. Los bosques son los pulmones de nuestro planeta, y su salud es esencial para la resolución del cambio climático.

Los bosques del mundo son responsables de aproximadamente una cuarta parte de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero. Sin embargo, si se gestionan mejor, los bosques pueden proporcionar más de un tercio de las reducciones de carbono necesarias para mantener el calentamiento muy por debajo de 2 °C.

Por qué los bosques son importantes:

Los bosques son esenciales para la vida en la Tierra. Hogar de una multitud de animales y plantas, más de nueve de cada diez especies que se encuentran en la tierra viven en los bosques.

Algunas de las diversas funciones de los bosques incluyen:

\

Crear lluvia y filtrar agua dulce

\

Proporcionar leña y medicinas

\

Proteger la biodiversidad y ayudar a los medios de subsistencia

\

Regular los flujos de agua

\

Proteger a las comunidades costeras de eventos extremos y del aumento del nivel del mar

\

Regular los ecosistemas

Lo más importante es que los bosques purifican el aire que respiramos almacenando grandes cantidades de carbono y liberando oxígeno.

Los bosques desempeñan un papel clave en el ciclo global del carbono al servir como causa y solución para las emisiones de gases de efecto invernadero. Los árboles dentro de los bosques absorben carbono a medida que crecen, y emiten carbono a medida que envejecen o se talan. Los bosques también son una de las soluciones más importantes para abordar los efectos del cambio climático. Cada año, los bosques absorben aproximadamente 2.600 millones de toneladas de dióxido de carbono, un tercio del CO2 emitido por la quema de combustibles fósiles.

El calentamiento global amenaza nuestra salud, nuestra economía, nuestros recursos naturales y el futuro de nuestros hijos.